AFROCUBANO

El término “afrocubano”? se refiere al demográfico cubano que tiene herencia africana, y la cultura de este demográfico. El afrocubanísimo se puede usar en el contexto de música, religión, arte y lenguaje. Con la extinción de los indios en Cuba y en el resto de las Antillas, a fines del siglo XVI y principios del XVII, se dio inicio al comercio y trata de esclavos africanos, que venían a sustituir la fuerza laboral que los indígenas habían aportado hasta entonces. Esta política, pues, fue la que determinó la importación de esclavos en grandes cantidades y la que trajo como consecuencia que, con el paso de los años, la cultura antillana se fuera convirtiendo en una cultura mulata, es decir, el producto de la mezcla o conjunción de los elementos culturales blancos con los africanos.

En Cuba los esclavos se clasificaban en bozales o de nación, bozalones, ladinos, criollos, mulecones y muleques. Hubo también coartados y emancipados. Los bozales eran los nacidos en [África] que no hablaban español y bozalones los que resultaban muy torpes; a los niños adolescentes se les llamaba muleques y mulecones cunado pasaban de la adolescencia; los ladinos eran así designados cuando aprendían la lengua de sus amos; los nacidos en Cuba recibían el nombre de criollos y a los nietos se les llamaba rellollos. El coartado era el esclavo que poseía libertad parcial, con sus ahorros el coartado pagaba la propia libertad a su dueño. Emancipado era el negro que capturado por un barco inglés autorizado a entrar en Cuba y, puesto bajo la protección del capitán general, debía ser declarado libre después de varios años de trabajo forzado.

El cese de la esclavitud en la isla de Cuba se decretó el 24 de diciembre de 1879, y la ley dispuso lo siguiente a los patronos: mantener a sus patrocinados, vestirlos, asistirlos en sus enfermedades, retribuir su trabajo con el estipendio mensual que en esta ley se determina, dar á los menores la enseñanza primaria y la educación necesaria para ejercer un arte, oficio u ocupación útil, alimentar, vestir y asistir en sus enfermedades á los hijos de los patrocinados que se hallen en la infancia y en la pubertad, nacidos antes y después del patronato, pudiendo aprovecharse sin retribución de sus servicios. Además del desarrollo social que esta abolición supuso para quienes sostenían condición de esclavos, también hizo valer el derecho que les correspondía a una plena identificación ciudadana, por cuanto se les concedió una cédula, haciendo constar en ella la suma de los derechos y obligaciones de su nuevo estado.